El Comedor:
Varios voluntarios empezaron a tejer jerséis de lana, bufandas, gorros… con máquinas donadas, para llegado el invierno irlos entregando a los acogidos. Posteriormente se consiguieron más, llegando a tener hasta 5, pero al ser de segunda mano y mucho el trabajo, se han ido averiando y sólo quedan en funcionamiento dos de ellas.
 
 

Actualmente se hacen gestiones para tratar de conseguir alguna más, pues ya hay un nutrido grupo de voluntarios que continúan con una constancia admirable y con unos resultados estupendos, ya que las prendas confeccionadas no tienen nada que envidiar a las que adquirimos en los comercios. Llegado el día de Reyes, se entregan algunas a los acogidos junto con algún otro regalo.